martes, octubre 27, 2009

No robarás

Salgo corriendo de casa al metro. Como todos, dejé las compras navideñas para última hora. En medio del sudoroso sobajeo colectivo, un pelado con cara de cogotero no se me despega. Marcación personal bajando del vagón y subiendo la escalera mecánica. Ya en la superficie, me tanteo el bolsillo trasero. Mi billetera desapareció. Alcanzo al pelado que sobresale entre la multitud. Lo enfrento: "¡Pásame la billetera, conchetumadre!". Forcejeos. Finalmente logro quitársela. Huyo al mall. Hago mis compras. Ya en la caja, saco la billetera. En el carnet, la foto del pelado. En mi casa, la billetera olvidada de un ladrón.

3 comentarios:

Quiltro dijo...

Notable! Gracias por compartirlo.

Nesepousent dijo...

Está buenísimo. Deberías tirarlo al Santiago 100 palabras.

Ricardo Stuven dijo...

Lo mandé el año pasado. No es de picado pero, leyendo los ganadores del año pasado, te darás cuenta que no había cómo ganar con un cuento como éste.

|


|